Antropología: Cadáver 2

FOLIOS 1019-1039 (SUMARIO)
MINISTERIO DE JUSTICIA – INSTITUTO NACIONAL DE TOXICOLOGÍA – DEPARTAMENTO DE MADRID
N/Ref, BCHQ-0345/93; BCHQ-0346/93 y BCHQ-0347/93. (CONT. 2º) Sumario nº 1/93. Fecha 9-3-93
INFORMES NUMS.: BCHQ-0345/93; BCHQ-0346/93 Y BCHQ-0347/93 (CONT. 2º)
Procedente del Juzgado de Instrucción Nº6 de Alcira, se han recibido en este Departamento de mi dirección, piezas de convicción para su análisis, que interesa en virtud del Sumario nº 1/93.
SECCIÓN DE CRIMINALÍSTICA.-
ESTUDIO ANTROPOLÓGICO. IDENTIFICACIÓN:
Muestras recibidas: Tres cráneos y varios fragmentos indeterminados.
Análisis solicitado: Estudio de individualización y origen de los fragmentos.
Análisis realizado: Comenzamos por el estudio morfológico general. Estas características se detallan más adelante en cada estudio de individualización. En los tres casos son propias e inequívocas del sexo femenino y de la raza blanca

 

MINISTERIO DE JUSTICIA – INSTITUTO NACIONAL DE TOXICOLOGÍA – DEPARTAMENTO DE MADRID

N/Ref, BCHQ-0345/93; BCHQ-0346/93 y BCHQ-0347/93. (CONT. 2º) Sumario nº 1/93. Fecha 9-3-93

ESTUDIO DEL SISTEMA ESTOMATOLÓGICO:

Comenzamos profundizando en el análisis de la edad, al igual que en el caso anterior. Así los caninos muestran un desarrollo del ápice grado V, los primeros premolares habrían sobrepasado este grado, los segundos premolares y segundos molares también muestran un grado V, la vaina de Hertwing de los cordales (28) presenta el esbozo de tres lengüetas, tras la formación del tercio cervical radicular.
Este desarrollo es el que se observa hacia el final del decimocuarto año de edad, por lo que la edad en el momento de la muerte, debía ser de unos 14 años y 10 meses, con un intervalo de variación de 6 meses.
No encontramos signos traumáticos ni en las piezas dentarias ni alveolos, de modo que las piezas que faltan (11, 12, 13, 21, 22 y 41) se ha perdido postmortem, como consecuencia de la putrefacción. Algunas piezas, aunque no están fracturadas muestran signos contusivos.
No hay extracciones pre-mortem, ni restauraciones en ninguna pieza, ni caries de importancia, salvo unas mínimas en los surcos de desarrollo de los cuatro segundos molares (no debía tener por costumbre lavarse la boca después de las comidas). Los cordales (muelas del juicio) no habían eclosionado.
El grupo incisal inferior, tiene sarro suficiente como para afirmar que hacía al menos varios meses que no se realizaba una limpieza bucal y/o que su higiene oral era deficiente.
La relación céntrica, entre las piezas de arcada superior e inferior, es correcta.

 

Mandíbula cadáver nº2 (Desirée)

Mandíbula cadáver nº2 (Desirée)

 


 

ESTUDIO DE LAS LESIONES TRAUMÁTICAS EN LOS TRES CRÁNEOS.-
Previa limpieza de las muestras se observaron los tres cráneos. El periostio no muestra una coloración homogénea, sino unas zonas claras junto a otras color marrón oscuro, inhabituales con tan poco tiempo transcurrido desde la muerte en cadáveres (inferior a seis meses, a juzgar por el estado del conjunto de las partes blandas). Cuando estas zonas son observadas por transiluminación, se comprueba que la mayoría coinciden con infiltraciones del diploe, ausente bajo las regiones más claras. Tomamos muestra de ambos tipos de zonas en los tres cráneos, y las miramos bajo microscopio estereoscópico hasta cincuenta aumentos, comprobando que el diploe condensado está ingurgitado por un material de color marrón oscuro, brillante y con tonos violáceos, que no afecta al espesor de las tablas. El diploe colindante, bajo las zonas claras, sólo muestra las trabéculas óseas y el contenido graso habituales. Según nuestra experiencia, así como la de diferentes autores (Bonet, Simonin, etc.) este material parduzco se corresponde con hemorragia. Para comprobarlo observamos las muestras bajo microscopio electrónico de barrido (SEM), evidenciándose la ausencia de glóbulos rojos, en las zonas claras, y la presencia de los mismos en las oscuras.
Estos focos hemorrágicos más o menos localizados, sin fracturas, son lesiones vitales, contusiones por fuertes golpes. Además de afectar a los neurocráneos, continúan por esplacnocráneos y afectan también a las mandíbulas.

En el cadáver nº 2 las zonas afectadas son: Fosa temporal izquierda y polo posterior, extendiéndose hacia la mitad derecha del cráneo. La mandíbula sólo muestra múltiples zonas contusionadas, especialmente en la región izquierda del cuerpo.

 

volvermenúprincipal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s