Cristóbal Fernández, ¿todo por un sumario?

La historía de Cristóbal Fernandez García no ha tenido mayor trascendencia, a pesar de lo llamativo de la misma.

Siempre según el testimonio de Miguel Ricart, el día 3 diciembre de 1996 el abogado Cristóbal Fernández se presentó en la cárcel de Castellón de la Plana para ofrecerle sus servicios “desinteresados”, alegando que su defensa sería mejor que la de su actual abogado, Vicente Quilis, ya que éste “no le estaba defendiendo”, además de la promesa de llevar nuevamente a declarar a Miguel al Juzgado de Alcira. También le dijo que le representaría una de las abogadas que trabajaba para él, pero que él sería quien estaría detrás.

El día 6 de diciembre, el letrado Juan Alberto Pitarch García le comunicaría a Ricart que iba a ser él quien llevaría el caso por orden expresa de Cristóbal Fernández.

Unos días despues le dictaron un escrito dirigido al colegio de abogados y le pidieron que firmara 10 folios en blanco, alegando que ahorraría tiempo, teniendo en cuenta la distancia existente entre abogado y cliente.

El 31 de diciembre de 1996, Juan Alberto Pitarch comunicó a Ricart que cesaban (él mismo y el resto del despacho de Cristobal Fernández García), un cese “pedido” legalmente por Ricart en uno de los folios que había firmado sin saber de qué se trataba.

El día 2 de enero de 1997, Juan Alberto Pitarch dejaría oficialmente el caso 1/93, solo 27 dias despues de su designación. Miguel Ricart se encontraba, pues, sin defensa legal, al haber renunciado a Vicente Quilis, que fue su abogado durante más de un año y que conocía bien el caso.

Todo esto a escasos 4 meses de un juicio cuyo sumario y rollos de sala sumaban más de 8.000 folios, con varios y complejos informes periciales, dejando una complicadísima tarea a su nuevo abogado del turno de oficio grave, Manuel López-Almansa.

¿Cuál fue el motivo de todo este extraño movimiento? No hay datos certeros que podamos aportar. Según las palabras de Miguel Ricart, el propio Pitarch dijo que  “el Sr. Cristóbal [Fernández García] sólo quería el Sumario 1/93”.

A partir de enero de 1997, un sumario que hasta entonces había permanecido oculto, incluso para los familiares de las víctimas, corría de mano en mano. En varios medios de comunicación se apuntó al interés de personas relevantes de la época que querían saber antes del juicio si su nombre se encontraba en el famoso sumario.

folio-en-blanco-y-un-boli-bic-azul


ROLLOS DE SALA
FOLIOS 1363 – 1366
El Interno: Miguel Ricart Tárrega
Destinado en el C.P. Herrera de la Mancha

EXPONE:
La presente instancia es para explicarle, con todo detalle lo sucedido con la designación de el Sr. Juan Alberto Pitarch García.
El día 3-DIC-1996 acudió al Centro Penitenciario de Castellón de la Plana, un abogado llamado Cristóbal García, diciendo lo siguiente:
Que venía de Madrid y que vio por televisión que la FEMINISTA, me llama ALIMAÑA y ASESINO, y que no se explicaba como Vicente Quilis, me podía defender.

El Sr. Vicente Quilis llamó por teléfono a ese programa de televisión, alegando que él era abogado de oficio.
Según el Sr. Cristóbal, pensaba que yo estaba bien asistido de defensa, o que el Sr. Quilis me tenía bien asistido. Que había leído por ahí que yo estaba intentando o solicitando declarar en el Juzgado de Instrucción nº 6 de Alcira para dejar claro que soy inocente y los datos para que se dieran cuenta de que Joaquín Mauricio Anglés Martíns, sí que está implicado de lleno en este desagradable suceso, el Sr. Cristóbal me prometió que yo declararía en Alcira, y si no había declarado ya, es porque Vicente Quilis no me estaba defendiendo, que me lo pensara para designarle a él, gratuitamente, diciéndome que volvería el viernes día de la Constitución Española eso fue lo que se habló ese día ¡ah!, vino sobre las 5 de la tarde aproximadamente.

Día 5-DIC-1996
Acudió de 5 a 6 de la tarde, el Sr. Cristóbal, y me preguntó: ¿Lo has pensado ya, mi propuesta?, yo le contesté: que era bastante extraño que en un caso así se brindara un abogado voluntariamente a llevar mi causa.
Respondió: que él defendía a quien le salía de los NARANJOS o de los “COJONES”.Don Mariano perdón por la vulgaridad de la expresión son palabras del Sr. Cristóbal.

El Sr. Cristóbal reiteró que yo declararía en el Juzgado nº 6 de Alcira, me dijo que no se fiaba mucho de usted y que probablemente él le recusaría a usted, dijo que se fiaba más de el Ilmo. Don Francisco Monterde Ferrer.

Yo le dije que el Sr. Vicente Quilis me había dicho que usted era Muy BUEN MAGISTRADO y muy imparcial. Me preguntó si en los interrogatorios de la Guardia Civil yo fui TORTURADO, le contesté que sí.

El Sr. Cristóbal me dijo que acudiría una abogada a la prisión que se llama Yolanda que trabajaba en su despacho, porque él quería realizar la siguiente estrategia: que la Sra. Yolanda, llevaría el Caso Públicamente para que Sr. FISCAL, fuese mucho más relajado, y que él aparecería el día del Juicio Oral, como Abogado Suplente o Sustituto aproximadamente me dijo eso no recuerdo la palabra TÉCNICA y se marchó.

Día 6-DIC-1996
Salí en Conducción Especial con destino a Herrera de la Mancha. En este C.P. fue donde conocí a el Sr. letrado Don Juan Alberto Pitarch García, jamás lo había visto antes me dijo que hiba a ser él quien llevaría el Caso ante la sociedad que era por orden del Sr. Cristóbal me dio el papel y firmé la designación y se marchó.

Varios días después volvió a venir quejándose de que el Sr. Vicente Quilis estaba haciendo unas declaraciones por la prensa, que yo había dicho al Sr.Quilis, de una MAFIA o algo así, cosa que es totalmente FALSO, y que estaba criticando al Sr. Juan Alberto Pitarch de ser un abogado sin experiencia. El Sr. Pitarch me hizo un dictado que hiba dirigido al Sr. Decano de el Colegio de Abogados de Valencia, me dijo que tenía que firmar 10 folios en blanco por orden de el Sr. Cristóbal. Me dijo respecto a los folios en blanco lo siguiente: que era por si tenía que hacer algún escrito para no tener que desplazarse de Valencia a la prisión los firmé hice el escrito para el Colegio de Abogados de mi puño y letra y se marchó.

Día 31-DIC-1996
Hizo acto de presencia el Sr. Juan Alberto Pitarch, ha decirme que por orden de el Sr. Cristóbal dejaban el Caso porque no querían saber nada de el tema, yo le dije que el Sr. Cristóbal me prometió, que yo declararía ante el Juzgado de Instrucción nº 6 de Alcira, en ese momento el Sr. Pitarch me dio un folio escrito a maquina y me dijo que lo firmase, y firme, dicho escrito sin leerlo porque según el Sr. Pitarch lo que el me había dicho figuraba en dicho papel o escrito, le entregué el escrito, le pregunté que ¿Por qué motivo dejaba el caso? Respondió: que al parecer el Sr. Cristóbal sólo quería el Sumario 1/93.

“Bajo mi criterio sólo quería el Sr. Cristóbal el Sumario como un trofeo en su despacho”.
Y tras decirme eso el Sr. Pitarch se marchó riéndose de echo esa noche estube llorando toda la noche, cuando volví al Modulo que pertenecía el Sr. Funcionario que había de guardia esa tarde-noche, me entregó un sobre, sin remite con una tarjeta de Navidad, que ponía lo siguiente: FELIZ 97, CRISTÓBAL. esta carta la tengo en mi poder por si usted requiere o necesita para la certeza de que es cierto lo que digo.

Quiero comunicarle que puede pedir un informe al C.P. de Castellón de la Plana y verá que es cierto lo que digo. Señoría quiero insistir que yo he sido engañado y quien ha obrado de mala FÉ es el Sr. Cristóbal con la ayuda y colaboración de el Sr. Juan Alberto, siempre he hido con la buena FÉ, y de el lado de la Justicia.

Sin más que exponer, REITERANDO que yo, no he obrado de mala FE para que se haga un proceso dilatorio de la vista del Juicio.
Para finalizar, desear lo mejor, Salud y larga vida, a usted y los suyos.

NOTA:
Comunicar a su Señoría, que el día 13- MARZO-1997 a las 19 horas, en la enfermería de el C.P. de Herrera de la Mancha, me sustrajeron SANGRE, voluntariamente insistir que soy INOCENTE y que mis declaraciones han sido mediante TORTURAS y amenazas de Muerte hacia mi HIJA, tampoco me preguntaron donde estuve el 13- NOV-1992, y lo puedo demostrar, también puedo demostrar que Joaquín Mauricio Anglés Martíns si que está implicado en este Caso, tengo que comunicarle que el Careo que tuve con él, utilizé estrategia, y no le presioné, solo quiero JUSTICIA y que se me de el derecho ha defenderme DIGNAMENTE.

Por todo ello,
SOLICITA
Le sea concedida dicha petición.
En Herrera de la Mancha a 19 de Marzo de 1997.
Firma: Miguel Ricart
ILMO. SR. D. Mariano Tomás Benítez
Audiencia Provincial – Sección Segunda – Valencia

Anuncios
comentarios
  1. […] Cristóbal Fernández, ¿todo por un sumario? […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s