El secuestro de Nuria Pera

 

La narración pormenorizada de este episodio no se encuentra recogida en el Sumario ni en el Rollo de Sala. La única información disponible relacionada con el caso Alcàsser fue la que publicaron los medios de comunicación a partir del año 1993.

La única prueba de este hecho es el siguiente artículo del diario “El País”, publicada solamente 5 días después de la aparición de los cuerpos de las pequeñas.
Teniendo en cuenta que no fue hasta el día 28 de enero de 1993 cuando se hizo público el hallazgo de los cadáveres y que el artículo tenía que estar listo para los rotativos el día 1 de febrero, llama poderosamente la atención la rapidez en que apareció la única noticia del secuestro y tortura de Nuria Pera.
No nos ha sido posible encontrar documentos oficiales sobre este incidente.


 

Una 'fiera' acorralada | Edición impresa | EL PAÍS


 

EL PAÍS – 2 de febrero de 1993 – extracto del artículo anterior

En enero de 1990 secuestró a Nuria Pera Mateu, de 20 años, porque ésta se había inyectado una dosis de heroína que Anglés le había dado para que vendiese a otros drogadictos. “Estuvo a punto de estrangularme y me dio tanto miedo que me hice mis necesidades encima”, relató después la muchacha, a la que llevó a una vieja casa de Catarroja, donde la dejó encadenada a un pilar durante dos días. Los familiares de Anglés, que residían en esa vivienda, no se atrevieron a liberar a la víctima, hasta que decidieron llamar anónimamente a la Guardia Civil.

 El relato de los horrores sufridos por Nuria causa escalofríos. “Antonio me dio golpes por todo el cuerpo. Me amenazaba con clavarme un cuchillo y hacerme una marca en la cara. Me dijo que me iba a tirar a un pozo que había en la casa y él tiraba cosas dentro para que yo oyera lo profundo que estaba”. Pero las torturas no acabaron ahí. “Antes de marcharse, Antonio llevó un doberman, que él tenía entrenado para atacar. Me dijo que empezara a rezar porque los doberman huelen la sangre. Estaba aterrorizada cuando el perro se puso encima y empezó a olerme”, narró el 29 de enero de 1990 ante el juez.

 Cuando la Guardia la rescató, Nuria se negó a decir quién la había tenido esclavizada “por miedo a que Antonio tomara represalias” según reconoció.

nuriapera

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s