La historia del encapuchado

Una misma historia, dos versiones muy distintas.
La historia del encapuchado que atacó a Miguel Nicolas Cortona en su chalet de Liria resulta algo más que curiosa.

La versión de Miguel Nicolas Cortona, nos habla de un atacante encapuchado en plena noche, una serie de golpes y una sustracción de dinero. También nos relata el hecho de el primer contacto con la familia Anglés, y los días que pasarían estos en su vivienda, días en los que se daría cuenta de que Antonio podía haber sido su atacante .Así como su posterior estancia en casa de los Angles.

Pero existe otra versión muy distinta, la versión de la persona que atacó a Miguel Nicolás Cortona aquella noche, la versión del encapuchado, conocido en el sumario cómo  EL SEÑOR A.

Esta persona declaró ante la jueza como testigo protegido y su declaración se mantiene oculta, no aparece si quiera en el sumario.

La versión del señor A nos habla de un ajuste de cuentas, una paliza por encargo del padre de una menor secuestrada y sometida por Miguel Nicolas Cortona en su chalet de Lliria. Chalet en el que se utilizaban menores para favores sexuales a cambio de drogas, algunos de los clientes eran miembros de la Guardia Civil.

En esta versión Miguel Nicolas sería confidente de la Guardia Civil de Lliria, siempre según este confidente anonimo.

Entrevista completa en la siguiente entrada   La entrevista de interviu

150519390


Miguel Nicolas Cortona nos relata los hechos de la siguiente manera:

SUMARIO

FOLIOS 300-303

MANIFESTACIÓN DE MIGUEL NICOLÁS CORTONA

En Valencia, dependencias de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la 311ª Comandancia de la Guardia Civil, a las 17 horas del día 1º de Febrero de 1.993

Que a los tres días de estar RICART en la caseta, a las cinco de la mañana, una persona encapuchada a la que no conoció, le despertó le puso una pistola en la cabeza, que la pistola era un 9 corto, y que esta persona le pidió todo el dinero, como no le decía donde tenía el dinero recibió todo tipo de golpes con una barra de hierro mientras le apuntaba con la pistola y que mientras todo esto sucedía, Miguel RICART estaba en otra habitación de la caseta sin que saliera para nada. Que este individuo de la barra de hierro y la pistola le sacó fuera de la caseta y que ya en el campo le siguió golpeando hasta que consiguió que el manifestante, con verdadero temor para su vida, le entregó el poco dinero que tenía guardado en el pantalón y que ascendía a 35.000 pts. Que la persona que le golpeaba le volvió a meter dentro de la caseta, de la que ya había salido Miguel RICART, y que le introdujo dentro de un armario diciéndole: “Si vienes detrás de mí, con éste (refiriéndose a su pistola), hasta cuarenta metros te perforo”, amenazándole además que si a la semana siguiente seguía en el lugar le mataría. Que este encapuchado se marchó y a los cinco minutos apareció MIGUEL RICART diciéndole que había ido a pedir ayuda pero que no había encontrado a nadie.

Que como había pasado mucho miedo al día siguiente se fue a Valencia con intención de no volver a la caseta pero que cuando ya eran las 7 de la tarde y no tenía donde quedarse, decidió de nuevo volver a su casa llegando a ella sobre las 8 de la tarde y dos horas después, es decir, sobre las 10 de la noche, se presentaron en un coche Seat Ronda color azul ANTONIO ANGLÉS, Miguel RICART y MAURI, hermano de Antonio. Que RICART se los presentó diciendo que “había ido en busca de unos amigos que al contarle lo que le había pasado por la noche se habían ofrecido para darle protección”, que cree que esto no era verdad porque estas personas iban provistas de colchones para quedarse en su caseta por lo que supone que lo que querían era quedarse en la casa y que él ya no volvería después de la paliza recibida.

Que cuando ya llevaban cuatro o cinco días en la casa, ANTONIO, que siempre actuaba muy violentamente se puso una cazadora que tenía un distintivo como de media luna y que este distintivo era el mismo que tenía la persona encapuchada que le pegó la paliza y que le quitó el dinero.


10ª SESION DEL JUICIO ORAL

ACTA DEL DIA 26 DE MAYO DE 1997
PRUEBA TESTIFICAL MIGUEL NICOLAS CORTONA

Juramentado y advertido legalmente declara:


AL MIMISTERIO FISCAL

Que una noche en la que estábamos nosotros dos entro una persona. Ricart y yo estábamos acostados en la misma habitación, no en la misma cama, porque no procede, y vi el resplandor de una luz, y me llamo la atención, y le dije a Ricart, “¿tú no has visto una luz?. A mí esto, me parece extraño”, y dice, no te preocupes será algún coche de algún vecino del chalet. Yo la verdad me apacigue un poco, porque comprendí que pudiera ser que fuera el coche, pero es que a los 3 o 4 minutos vi como la puerta de mi habitación, no tenía la puerta cerrada, tenía una cortina, y vi como se movió y vi un brazo, y entonces me incorpore y no dio tiempo a

levantarme, me vi una persona encapuchado, llevaba una barra de hierro, y llevaba una pistola, y yo para mí que venía con malas intenciones por supuesto. Empezó a decirme que le diera todo lo que tuviera, que si no iba a ser peor para mí.

Que si le di algo, le di 30 mil pesetas que tenía en el bolsillo, pero eso después de haberme, me golpeo bastante, pero yo quería sacármelo de ahí de la habitación

Yo en el primer momento no quería darle nada

Que esta persona que me amenazo me dijo que no volviera por el chalet y me dijo que si me volvía a ver que me iba a matar.
Que es verdad que me dijo que me iba a matar de un tiro y que a 40 metros era capaz de perforarme
Que al día siguiente, si no fue al día siguiente seria un par de días despues me fui a Valencia a dormir, pero regrese al chalet por supuesto

Que cuando estaba en el chalet al poco tiempo de estar ahí fueron Antonio Angles, Mauricio, y Ricart. El mismo día que salí del chalet, por la tarde regrese a mi casa, y fue cuando por primera vez yo conocí a estos hermanos

Que a Ricart lo conocí por primera vez en la cárcel
Que serian las navidades de 1992, puede irse tres días o cuatro.

Que el motivo por el que venían era que tenían intención de quedarse. La excusa que me dieron es que venian a protegerme porque el Ricart le conto, se ve, que me lo dijo que venían a protegerme por lo del encapuchado.

Que yo observe que Antonio Angles llevaba una chaqueta con las mangas de un color y el cuerpo de otro, y esa chaqueta la reconocí que el encapuchado la llevaba esa noche. La reconocí esa noche

Que Antonio Angles llevaba la misma chaqueta que el encapuchado esa noche

Que no pude ver la cara de la persona que me ataco.

Que solo había una persona. A Ricart lo tenía conmigo en la misma habitación
Que Ricart no hizo nada. Impasible.
Que eso fue lo que me hizo pensar mal a mi de Ricart, porque lo normal es que se hubiera levantado o me hubiera defendido
Que quizá Miguel Ricart temía que le iban a pegar a él, pero yo no pensé eso
Que la actitud de Ricart fue más bien de serenidad

Que yo fui al hospital porque de los golpes que me pegaron, bueno me pego porque era una persona, llego a despertarse el dolor de estomago, porque yo tenía ulcera, ahora de vez en cuando todavía, pero no viene al caso.

Que a raiz de los golpes se me despertó la ulcera. Yo no tengo cartilla de seguro, y para ir al médico me cuesta, ya en aquellas fechas recuerdo que ingrese, tuve que ir al hospital,, bueno al hospital no, al hospital este Sanjurio donde ingrese, en la carretera Ademuz. Fui a que me vieran y estuve ahí un par de días

Que esto fue cuando estaba yo en casa de Antonio, en casa de los Anglés
Que ahí no fueron a visitarme Antonio y Miguel
Que no recibí visitas
Que me aquejaba de la ulcera y de los golpes que yo tenía, pero más que nada fui por la ulcera
Que recibí un golpe en la cabeza y otro en el brazo, y el brazo se mu puso.
Que me quitaron el dinero que tenía encima.


-Primera manifestación de Miguel Nicolas Cortona-

Que quiere dejar claro que todo lo que está contando sucedió entre el 14 de Diciembre de 1.992, día en que salió de la cárcel, y el 20 de Enero, día en que se fue a vivir a una pensión de la calle Peris y Valero nº 127 de Valencia. Que también ha estado viviendo siete días en CATARROJA, en el piso de los ANGLÉS, y que esto fue debido a que Antonio ANGLÉS le propuso comprarle la caseta y para ello se presentó un día la madre de los ANGLÉS, llamada NEUSA, quién fue a pedir un préstamo al banco y que mientras esperaban a que le concedieran el préstamo, durante una semana estuvo viviendo con ellos en el piso de Camí Real nº 101, 4º de Catarroja.

-Segunda manifestación voluntaria de Miguel Nicolas Cortona-

MANIFIESTA que serían sobre las 21 horas del día siguiente al que le dieron la paliza, cuando se presentó en su domicilio MIGUEL RICART, ANTONIO ANGLÉS y MAURICIO ANGLÉS, que lo hicieron en otro coche no en el que había llevado MIGUEL RICART días anteriores, que llegaron con la intención de quedarse algunos días, permaneciendo en dicho chalet unos 3 o 4 días que ANTONIO ANGLÉS tomó la decisión de marcharse todos a la localidad de CATARROJA (Valencia), haciéndolo el declarante en unión de ellos, pero que el mismo no lo llegó a hacer con toda su libertad, ya que le insinuó de que podían volver a atacarle que en el domicilio de CATARROJA el permanece 6 o 7 días y que de esos días permanece ingresado en el HOSPITAL ARNAU DE VILANOVA dos días tratándole algo del estómago

Llama la atención una serie contradicciones, entre ellas el tema de la supuesta chaqueta que llevaba el encapuchado aquella noche y por la que reconoció que se trataba de Antonio Anglés. En la primera declaración nos habla de una cazadora con un distintivo de una media luna y en el juicio nos habla de una chaqueta con las mangas de un color y el cuerpo de otro, sin hacer mención a ningún distintivo.

Otro dato curioso es el de la hospitalización del señor Cortona. A pesar de haber recibido fuertes golpes con una barra de hierro en la cabeza y en distintas partes del cuerpo, no fue al hospital ni aquella noche ni los días siguientes. Tardó aproximadamente 11 días en dirigirse al hospital, y no por los golpes, como manifestó, si no por un dolor de estómago. Así nos lo hace constar en sus manifestaciones.

boton-volver3

Anuncios
comentarios
  1. […] La historia del encapuchado […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s