Quinta declaración de Miguel Ricart Tárrega

FOLIOS 1870 -1874

JUZGADO DE INSTRUCCIÓN NÚMERO UNO – Procedimiento: Exhorto Penal
Plaza Gran Teatro, s/n. 13200-MANZANARES (Ciudad Real)

DECLARACIÓN
Nombre y apellidos: MIGUEL RICART TÁRREGA
D.N.I./Pasaporte: (?)
Fecha de nacimiento: 12-9-1.969. Hijo de MIGUEL y ENCARNACIÓN
Estado: Profesión:
Domicilio: C/ ALICANTE, PATIO 11 – PUERTA 5 CATARROJA (VALENCIA)
En MANZANARES, a TRES DE SEPTIEMBRE DE MIL NOVECIENTOS NOVENTA Y TRES
Ante el JUEZ DE INSTRUCCIÓN y de mi, el Secretario Judicial, comparece la persona arriba identificada a quien se le hace saber que en este Juzgado de Instrucción núm. 1 de manzanares, se tramita el presente procedimiento penal pudiendo estar implicado en el mismo el compareciente como imputado. Se le informa de su derecho a nombrar Abogado o en su caso le será nombrado de oficio por este Juzgado. Se le informa de que no está obligado a declarar en su contra, ni a contestar a todas las preguntas que se le formulen. Se le requiere para que designe domicilio…
Encontrándose presente el Letrado DEL TURNO DE OFICIO D. LUCAS GARCÉS RINCÓN Manifiesta lo siguiente:
Que no trabajaba antes de los hechos ocurridos en la localidad de Alcácer. Que con anterioridad había trabajado de transportista y en la OPEL, de mantenimiento. Que llevaba unos seis meses en situación de parado cuando ocurrieron los hechos. Que según manifestó en su escrito de 2 de agosto quiere declarar voluntariamente sobre los hechos ocurridos en Alcácer, dando cuenta de como ocurrieron los, de quienes fueron los autores materiales de la muerte de las niñas y demás circunstancias relacionadas.
Que colaboró y ayudó a la inhumación de los cadáveres de las niñas, que cavaron una fosa el declarante, Antonio Anglés y Mauricio Anglés, en la noche del 13 de noviembre de 1,992, no recordando exactamente el punto donde se realizó. Que no participó en la muerte de las niñas. Que presenció como se mataba a una de las niñas, que como era de noche no puede precisar de quien se trataba.
Que vio como Antonio Anglés tenía una pistola y vio como disparó sobre el cuerpo de la niña, viendo también como ésta caía al suelo, en ese momento no quiso ver más. Que llevaron a las tres niñas, de noche sin precisar la hora, desde Alcácer hasta el lugar de los hechos, que las llevaron en un coche comprado por Antonio Anglés a nombre del declarante.
Que las niñas estaban en la carretera haciendo autostop y fueron recogidas por ellos, que en el coche iban Antonio y Mauricio Anglés, un chaval que no conocía de nada, y el declarante, que al chaval lo llamaban Nano. Que el dicente no había visto nunca a las niñas. Que las chicas le dijeron que las llevasen a la discoteca, en la carretera general pasando Picassent. Que en lugar de trasladarlas a la discoteca las trasladó al lugar de los hechos. Que conducía Antonio Anglés.
Que una vez en el lugar, bajaron a las niñas del coche, el dicente indicó que pasaba de historias. Que los otros se las llevaron a unos cien metros de donde estaba el coche, que quedó estacionado en un camino forestal. Que entonces empezaron a pegarle a las chicas, puesto que les dijeron que las violarían por las buenas o las malas, que quien más pegaba era Antonio, a puñetazos. Que después las tiraron al suelo y supone que las violaron.
Que no intentó separar ni disuadir a los otros, porque estaba asustado. Que oyó como lloraban y pedían socorro las chicas. Que después Antonio se cegó, volviéndose loco, y no hacía más que pegar a las chicas, después de haberlas forzado, que también Mauricio y el otro pegaban a las chicas, a base de golpes y patadas.
Que después Antonio cogió una pistola, que el mismo llevaba siempre consigo, disparando sobre una de las chicas, sin poder precisar contra quien. Que no puede decir quien o quienes mataron a las otras muchachas por que no quiso mirar lo que ocurría. Pero se percató de la muerte de las tres niñas al oír los disparos. Que después de muertas Antonio Anglés le dijo que le echase una mano para enterrarlas, que utilizaron un pico y una azada que llevaban en el coche, para hacer una fosa donde las metieron y las cubrieron de tierra.
Que después se marcharon a una casa donde vivía Antonio Anglés, situada en Alborache. Donde dejaron el pico y la azada u escondió el arma, la cual siempre solía esconderla detrás de la casa. Decidieron acostarse y el declarante no podía dormir, por todo lo pasado, y además Antonio le amenazaba diciendo que si se chivaba a la Guardia Civil le iba a matar, que los otros no le decían nada, si bien Mauricio le indicó a su hermano que le dejase tranquilo, que no hablaría.
Que el declarante conocía a los Anglés, a los 18 años, y en concreto a través de un hermano llamado Roberto. Que Antonio se dedicaba a vender droga. Que Antonio puso el coche a nombre del declarante porque se conocían, yendo a discotecas juntos, y además por no tener un carnet de identidad legal, al estar en busca y captura por quebrantar condena.
Que Antonio Anglés estaba ya predispuesto, puesto que en otra ocasión cuando el declarante conducía en compañía de Antonio y Mauricio, ya quisieron hacerlo, que no pensaba que en realidad quisieran hacerlo, pues incluso hablaron de matarlas. Que respecto a la participación del tal Nano, este se echó encima de una de las chicas. Que la pistola era de Mauricio, que se la compró a un drogadicto, conocido por el Losa, conocido por la Guardia Civil de Catarroja.
Que cuando ocurrieron los hechos vivía en casa de Roberto Anglés, dándole comida y alojamiento, sin pagar nada. Que después de ocurrir los hechos, el declarante hizo una vida casi normal, no dejando a Antonio ni el mismo acercarse a ninguna chica, tomando solo consumiciones y bailando, pues tenía remordimiento, por ser cobarde y no impedirlo. Que su hermana le notó extraño después de los hechos. Que al tal Nano, no volvió a verle, siguiendo relacionándose con los Anglés por no tener más remedio.
Que la madre de Antonio se llama Neusa Martíns Díaz, y que tenía conocimiento de los hechos. Que le entregó a Antonio dos millones de pesetas para que se marchara a Brasil, que los obtuvo mediante un préstamo del Banco. Que dicha señora trabaja en una empresa de matarife. Que hasta que se descubrió todo los hermanos Anglés le hablaron de marcharse del País, primero hasta Portugal y luego en barco hasta Brasil. Que le dijeron que tenía que acompañarle por cojones, negándose el declarante.
Que dejó de ver a los hermanos Anglés el día que le detuvo la Guardia Civil, en casa de la madre de Antonio. Que Mauricio se encontraba también en la casa, no deteniéndolo por ser este un crío, tiene 15 años, y sin embargo ya traficaba con droga.
Que cuando lo detuvo la Guardia Civil, en principio negó conocer los hechos, después declaró la verdad. Que presenció la entrega del dinero por parte de la madre a su hijo Antonio. Que vio Antonio Anglés dos horas antes de que llegara la Guardia Civil, yendo a la casa de Alborache, a un km. más o menos del pueblo, en una urbanización de chalets; que la casa era de un labrador de Turis, dueño de todos los alrededores de la casa. Que se la había dejado de forma gratuita, sin saber por que motivo, que simplemente Antonio le pidió permiso, estando presente el declarante. Que la Guardia Civil ya conoce la casa de referencia. Que para agosto de este año Antonio Anglés tenía previsto marcharse a Portugal y luego a Brasil, por ser el mes que más movimiento hay mas trasiego de personas a aquel país, y el control es menor en la aduana, según piensa el declarante.
Que con respecto al chico que les acompañaba le fue presentado la noche de los hechos, que sabe que hablaba como un chico de la calle. Que supone que sería amigo de Antonio y Mauricio. Que en los días transcurridos desde que ocurrieron los hechos hasta que fue detenido, observó que la madre de Antonio estaba nerviosa, aunque no habló con ella de lo ocurrido, ni lo comentó con nadie, aunque la hermana del dicente le notó algo extraño y le preguntó que le pasaba, contestándole éste que no le pasaba nada, que también le extrañó que no comiera apenas nada y que tuviera vómitos, cuando normalmente tiene buen apetito.
Quiere manifestar que con toda seguridad Mauricio negará abiertamente su participación en los hechos que acaba de narrar pero que declara que es la verdad y que quisiera que le practicasen en la persona de Mauricio las pruebas a las que ha sido sometido el dicente. Que piensa también que con toda seguridad Mauricio identificará al otro individuo que tuvo una participación activa en los hechos delictivos.
Que insiste en que el se considera inocente, puesto que ni ha pegado, ni ha violado ni nada… Que a pregunta del Sr. sobre quien era la persona que conducía el coche manifiesta que Antonio.
Que insiste en que desearía en ser sometido a las pruebas que fueran necesarias para demostrar su no participación en los hechos que acaba de relatar.
Leída la presente declaración, la firma el declarante por estar de acuerdo con su contenido, en unión de las demás personas presentes en este acto, de lo que yo, el Secretario Judicial, doy fe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s