Los hechos según la versión oficial (V.O.)

 

Era 13 de Noviembre, año 1992 , en el pequeño pueblo de Alcàsser, tres amigas se disponían a verse para pasar la tarde del viernes
Ellas eran Miriam García Iborra, de 14 años, Desirée Hernández Folch, también de 14, y Antonia Gómez, más conocida como Toñi, la mayor de las tres, de 15 años de edad.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Pasaron parte de la tarde visitando a una amiga que se encontraba enferma en casa, Ester. Al salir de casa de Ester, se dirigieron a la salida del pueblo. Allí, una pareja, Hervás y su novia, María Luz, las acercaron en su coche hasta la gasolinera de Picassent.
Sólo les quedaban unos metros a pie  hasta la discoteca, pero nunca llegaron a su destino.
Las primeras informaciones situaban a las niñas en ese camino: Cano Llácer, un conocido de las niñas, las vio dirigiéndose hacia la citada localidad, y las saludó desde su ciclomotor.
Unos metros después, una mujer, la Sra. Badal, dijo haber visto a las tres niñas subiéndose a un coche en el que habían otros cuatro ocupantes, todos hombres.
El hecho de que tantas personas se introdujeran en un mismo vehículo le llamó la atención, y así lo declararía una semana después ante la Guardia Civil.
A partir de ese momento se perdió la pista de las pequeñas.
Nadie vio nada, ni un solo testigo más. Míriam, Toñi y Desirée habían desaparecido.

 

406865_4888178412525_1183305707_n

Comenzaba una de las búsquedas más desesperadas de la historia de España.
Una angustia que duraría 75 días, hasta que el día 27 de enero se cumplió el peor de los presagios.
Los cuerpos de las niñas aparecieron en un paraje del termino de Tous conocido como La Romana. Habían sido violadas, torturadas y asesinadas.
Un verdadero mazazo para todos los que esperábamos encontrarlas con vida, un dolor que acompañaría para siempre a sus familiares, imaginando el sufrimiento que habían tenido que padecer sus pequeñas sin que nada pudieran hacer para ayudarlas.

En la fosa donde aparecieron las niñas se encontró una receta médica hecha pedazos en la que se podía encontrar la dirección de los Anglés junto al nombre de uno de los hermanos, Enrique Anglés.
Al día siguiente, los agentes se dirigieron al domicilio de la familia Anglés, en Catarroja; buscaban a Antonio Anglés Martins, otro delincuente habitual, vinculado a asuntos de drogas y trapicheos.
La versión oficial nos dice que Anglés escapó de la Guardia Civil lanzándose desde la ventana de la vivienda, un cuarto piso.
Empezó así la famosa huida de Antonio Anglés, uno de los hombres más buscados en nuestro país y fuera de él.
Actualmente sigue en busca y captura.

2012_11_13_rZsbvn3Ex9h3YUH6R87pd3

En ese momento, Miguel Ricart Tarrega , otro delincuente habitual, un conocido de la policía vinculado con robos en la zona, se presentó en la vivienda de los Anglés; llevaba un tiempo viviendo en pequeños periodos con la familia.
Sería el primer y único detenido por el crimen de Alcàsser

1382713651_371499_1382731682_noticia_normal

Nos adentraremos en las incongruencias y errores de la versión oficial y buscaremos respuestas a todas las partes más oscuras del caso Alcàsser.

Desmontando la V.O. (Versión oficial)

 

volvermenúprincipal

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s